PUBLICIDAD
Wilas
  • Foro de Costa Rica fue, es y será el principal centro de comunicaciones del país. Donde miles de usuarios día a día se expresan en forma libre y comparten sus gustos e intereses. Somos una comunidad adulta. Muy pronto lanzaremos la nueva Revista con toda la galeta de fotos desde el 2006. Se les quiere de gratis, Sr.MarceloGigante.
Un nuevo video en cada visita

La pequeña recepcionista

Parte 16

El viernes en la mañana procure llegar un poco más temprano para poder irme igualmente más temprano, supuse que después del encuentro sexual de anoche con mi esposa seria buena idea hacer la cena para los dos.
Minutos después de las 6 am me encontraba en mi oficina y Doña Marta limpiaba las oficinas cercanas, al pasar al frente de la mía se asomó y con sobre salto me vio y dijo,
- buenos días don Óscar! Madrugo hoy!
- si doña Marta, hoy quiero irme un poquito más temprano.
- ah bueno, si es fin de semana y es mejor salir temprano para disfrutarlo!... siguió mis consejos?
- a medias! *dije mientras reía con sonrisa nerviosa.
- como que a medias don Óscar!
- si Martica, mi esposa ya sabía lo de Adriana pero aún no sabe lo del embarazo... me da miedo que no lo soporte y nos separemos... quiero que mis hijos crezcan junto a mí.
Marta me veía con una mirada de comprensión, con su tono de voz tranquilizador y bajando su tono y su cabeza me dijo,
- yo le iba a decir una cosa ayer pero no creo que tenga mucha importancia.
- no, diga eso Martica, ud es casi dueña de este empresa, todo importa.
Tomo aire y después de un silencio me dijo,
- Don Óscar perdón pero yo vi un par de veces a esa muchacha montarse en la motocicleta de uno de los muchachos nuevos de mensajería.
- esta segura ud de eso Doña Marta?
- siii, pero no le diga que yo dije señor, no quiero tener problemas antes de irme.
- no Martica, como cree, puede estar tranquila.
- mejor sigo limpiando don Óscar, me van a regañar si me ven aquí.
- pase doña Marta.... ah espere! Una pregunta! Tiene ud llaves de la bodega 1 necesito ir a dejar esta papeleria?
- claro don Óscar! Se las voy a prestar pero me las devuelve!
- claro Martica.

Esperé un par de horas a que llegara Antonio y por fin minutos después de las 8 llegó,
- amigo como sigue todo?
- aún no tan bien, pero bro, al menos ayer cogí con mi esposa, va que me hacia falta, me estaba matando a pajas.
- oh amigo, eso no quería saberlo!
- mae, ayer pasó doña Martica por aquí...
- no me diga que también la pasó por las armas.
- no sea payaso mae... tuve que contarle...
- bueno no pasa nada, es muy confiable...
- si eso lo sé, pero me dijo algunas cosas que tienen mucho sentido y ud mi querido amigo, me ayudará a hacer las pesquisas del caso.
- vamos a jugar a Sherlock Holmes y Watson?
- algo así don Antonio, algo así.
El plan era el siguiente, debía tener acceso a la oficina de monitoreo de cámaras para percatarme por mi mismo que Adriana estaba saliendo con el mensajero y así tener cierta duda de todo, pero había un obstáculo, y vaya obstáculo.
Carlos Miranda era el jefe de seguridad de la empresa, un moreno casi negro de quizá 2 metros y pesaba sus 120 kg o más, había sido boxeador, judoka, sabia artes marciales mixtas, había sido policía, guardaespaldas, había trabajado con la DIS y lo peor, no dejaba que nadie, pero absolutamente nadie ingresara en su oficina de monitoreo, a no ser claro está que fuera por orden judicial, sin embargo en ese momento solo había un objetivo, sacarlo de la oficina para poder ver los videos y tener "una cuerda de donde jalar" aunque esto significara poner mis 85 kg a responder a una batalla contra él, así es, como el Quijote, el caballero de la triste figura contra los molinos.
- mae pero como vamos a sacar a ese mastodonte de la oficina si nunca sale? Es más creo que duerme y caga ahi. *dijo Antonio pensando que era una locura.
- necesito que ud mi querido amigo, lo entretenga.
- pues si, eso si puedo hacerlo, pero la pregunta es como va a entrar? solo hay dos llaves de esa oficina, una la tiene él y la otra la tiene su amor de oficina en su recepción.
- bueno hermano, solo hay una forma de hacerlo, somos un equipo y debemos trabajar los dos por igual.
Esta pobre alma en pena debía distraer a la recepcionista para sacar las llaves de la recepción, una vez en mi poder entraría Antonio con su plan de distracción de Miranda para poder entrar en su oficina.
Una vez en mi cubículo tomé el teléfono y llame a recepción,
- hola doña Adriana.
- hola mi amor.
- señorita tengo algunos problemas aquí en mi oficina, vos podés ir a buscar al técnico a su oficina? Es que lo llamo y no me contesta... si me haces el favor, y te hago otro hijo mi hermosa.
- con mucho gusto amor, ya voy! *contestó Adriana.
Apenas corté mi teléfono me asomé al pasillo y pude ver a Adriana subir por el elevador a buscar al técnico, desconecte algunos cables que seria los que arreglaría el técnico al llegar a mi oficina y luego corrí hasta la recepción, llevaba una llave vieja del antiguo llavin que había cambiado en mi casa, esto me serviría para cambiar la llave de la oficina de monitoreo por esa y no levantar sospechas de la ausencia de una llave en el gabinete. Cuando llegue a recepción estaba doña Marta limpiando esa zona.
- porque viene tan apurado don Oscar?
- apurado doña Marta solamente!
Entre en la recepción y la señora me seguía con su mirada,
- don Óscar, ud no puede entrar ahí.
- si Martica lo necesito...
- ay don Oscar, yo no vi nada... * se retiró hacia el pasillo en negación con su cabeza.

Ya tenia la llave en mi poder, ahora le tocaba a Antonio hacer si trabajo, por mensaje de texto le escribí,
- hermano ya tengo la llave.
- ok amigo, deme un minuto, que ya sacamos a la mole de su oficina.
- ok playo, confío en ud.
- me extraña bro.
La ansiedad me mataba, me iría a meter a la cueva del lobo y ahí estaba sentado en mi oficina esperando la señal de Antonio. Minutos después una de las alarmas de incendio se activó y en mi WhatsApp cayó el mensaje esperado,
- ya!!
Fueron segundo para ver a Carlos Miranda pasar como una bala hacia los baños con el extintor, inmediatamente salí corriendo hacia su oficina con la llave, abrí y entré, el cuarto era algo oscuro, pero los equipos eran buenos, ahora si, debía buscar evidencia de la manera más rápida posible. Unos minutos después encontré lo que andaba buscando, en las cámaras de seguridad ubicadas en el parqueo de motos y exterior de la empresa pude grabar un par de videos en los que Adriana besa en la boca a Fabian, un mensajero con apenas unos meses de haber entrado a trabajar, pude grabar con mi teléfono algunas tomas, en las que veía claramente como la recepcionista salía con él, llegaba con él, incluso, buscaban zonas fuera del alcance de las cámaras para hacer quien sabe Dios.
Justamente cuando más me estaba divirtiéndo y me sentía bien de ser cornudo, entra una llamada a mi teléfono y era Antonio,
- hermano nunca se me hubiera ocurrido provocar un conato de incendio! Sos un genio * le dije con sarcasmo.
- Hermano cállese y SALGA DE AHI YA!
 
Hola, he escrito varios relatos eróticos, les compartiré un relato que escribí hace unos días, es una situación en mi trabajo, cambiaré un poco las cosas para no ser tan obvio.
Tengo que recalcar que esto es un relato ficticio, no ha sucedido pero, en su momento es probable que pase, ya que he notado como la dama que lo antagoniza se me ha insinuado en varias ocasiones.
@Oscar86 a mi solo me queda la duda si es basada en hechos reales, o es ficcion con buena imaginación
 
Parte 17

Cuando estaba joven, mi abuelo QdDg, solia decir que por más que uno madrugue siempre va a amanecer a la misma hora, se refería a que el tiempo es sabio y las cosas llegan a su momento, a veces no lo esperamos y a veces pasamos una tempestad antes de que lleguen, pero de que llegan, llegan!
Compré algunas uvas negras, queso gorgonzola, nueces, lechuga y un par de New York, al pasar por el pasillo de vinos se me antojó un carmenere, con una sonrisa en mi rostro le acepté una degustación de cerveza a una hermosa promotora de ventas en el supermercado, una rubia pequeña de ojos verdes, piel blanca como la leche y con una figura frágil, sus manos eran pequeñas sedas que se veían en las yemas de sus dedos, pero, quería mi vino y no más problemas.
Mientras hacia las compras reflexionaba y celebraba sobre la oportunidad única que tenía en estos momentos, no, Antonio no había iniciado el conato de incendio, él solo abrió una puerta de emergencia que alentaria a Miranda a salir de su oficina, el incendio se inició por una colilla de puro, suponemos que de mota, que había dejado Fabian, el mensajero, en uno de los basureros del baño, levantó fuego y quemó una parte del baño. Miranda había corrido con el extintor y olvidó la grada antes de los baños, se había fracturado la tibia, según escuché lesión expuesta, por lo que estaría muuucho tiempo afuera, la emergencia la atendió la brigada del trabajo, no pasó a más que un basurero y unas láminas quemadas, pude encontrar videos comprometedores sobre Adriana besándose con el ahora culpable del incendio y, posiblemente hoy tendría sexo con mi esposa, las cosas empezaban a salir bien, pero por pura costumbre siempre me preparo para el peor de los casos, y si este no sucede pues que bueno.
Antes de que llegara mi esposa, ya tenia lista la mesa servida, preparé una ensalada de uvas negras con gorgonzola y el New York pasado por parilla el de ella bien cocido, por mi parte prefería un rojo Inglés, dos copas impecables en la mesa con las cervezas que le compré a la rubia hermosa del supermercado. Sin demorar mucho despues de la hora de su salida llegó mi esposa, aunque ya había pasado toda su mañana y tarde en el trabajo, aún lucia hermosa, un abrigo chal rojo por las rodillas la hacia ver madura pero con tintes juveniles.
- y esto? Que celebramos? *dijo Gabriela al entrar.
- que te amo, eso debemos celebrar. * dije mientras le ponía la mano en una de sus nalgas.
- que rico se ve todo!
- que rica te ves vos.
Después de comer y bajar el vino y las cervezas, nos fuimos a la cama, nos desnudamos con la magia de los primeros encuentros, su cuerpo había empezado a prepararse para ser madre, su trasero se hizo más ancho y me encantaba, había subido de peso, sus pechos estaban más grandes de lo acostumbrado, cuando ella iba arriba me los ponía en la cara, malvada con intensión! Sus hormonas había llegado a su punto límite, Gabriela tenia unas ganas incontrolables de coger todo el día a cualquier hora y esa noche era la cúspide de su deseo, la coloque sobre la cama con las piernas sobre mis hombros, mi lengua daba caricias en su clitoris y mis manos buscaban sus nalgas y sus pechos, Gabriela se retorcía del sublime momento, cada recorrido de mi lengua por su vagina era un orgasmo y eso me ponía enfermo, mi pene estaba duro y secretaba líquidos viscoso que ella saboreo cuando me lanzó de espaldas a la cama, me masturbaba con ambas manos y lamía sobre las venas de mi glande y lo metía en su boca con la pasión más exacerbada que haya visto, veía a mis ojos y yo podía ver el color miel de los suyos, mientras acariciaba mis testículos lanzó la pregunta que temia en algún momento,
- cuéntame como te cogiste a tu secretaria? Le diste duro? Aguantó esta enorme verga? *Preguntaba alternando con la felación.
- Mi amor no hablemos de eso... ya pasó y quiero olvidarlo.
Tomo mis testículos con una de sus manos y los apretó un poco,
- que me cuentes te digo! Me excita.
- ok ok! Sin violencia! Que quieres saber?!
- que tan rico te la mamo?
- no tan delicioso como lo haces vos mi amor!
- mentiroso!
- por supuesto, no miento!
Traje a Gabierla hacia mí, la tomé de sus
Caderas y nos besamos como si hubiera vuelto de un largo viaje, la coloque de cucharita y hundí mi venoso miembro en su vulva, levantando su pierna izquierda con mi mano fue cuestión de unos minutos para que todo mi semen corriera por dentro de ella y saliera poco a poco de sus genitales para que con sus manos lo recolectara y lo consumiera.
El lunes por la mañana llegué a mi trabajo, faltando 10 minutos para las 8 am, era una mañana algo ventosa y fría, por lo que decidí abrigarme, en la recepción estaba Adriana al verme entrar sonríe y con la mirada más provocativa me saluda con su trillado,
- buenos días amor.
- buenos días señorita, ya llegó Antonio?
- no, aún no llega don Antonio.
- bueno cuando llegue dígale que suba a mi oficina y que traiga los balances del trimestre... ah por cierto, ya se te empieza a notar, te ves... rellena.
El semblante de Adri cambió con el comentario, parecía que no había gustado y pues bueno, a que mujer le gusta que ñe digan gorda?
Una vez en mi oficina se hizo presente mi compañero de misión,
- hermano, como le amaneció? *me preguntó Antonio.
- diay bro, ahí vamos haciendo la luchita.
- bueno ya sacó los videos de la recepcionista, ahora que?
- sabes bro, quiero más videos, mucho más y ahora con Miranda fuera de su oficina podré hacerlo.
Después de unos minutos de hablar Adriana interrumpe el momento tocando y anunciandose, entro con un leggins negro y un abrigo bordado algo grande, se sentó en mis piernas y soltandome un beso en mi boca puso la correspondencia en mi escritorio,
* aquí está mi amor. *dijo aún con Antonio en mi oficina.
Se levantó y volvió a su recepción, Antonio me vio con y soltó la carcajada,
- hermano esos cuernos te llegan al techo!
- esos cuernos no me importan playo, esos no me molesta.
- bueno, cual es el plan para hoy?
- mi amigo, hoy tengo libertad de ir a meterme a la oficina de cctv a cualquier hora.
- para que más mae, con eso tienes.
- no, lo voy a disfrutar más con más evidencia créeme.
A eso de las 3 p.m. había terminado mis funciones y obvio me pasé a la oficina de monitoreo, pero, desgraciadamente parecía que sabían la posición y ángulos de las cámaras porque se escondían para hacer de las suyas, más de 2 horas de video y no había más material comprometedor, así que me levanté para irme, al salir casi olvido el folder de auditorías aplicadas, me devolví a tomarlo y con uno de mis muslos dejé caer una caja de metal que tenia Miranda sobre un buró, las llaves estaban pegadas a la caja y cuando impacto el suelo se abrió y dejo ver su interior... tomé mi teléfono y escribí un WhatsApp a Antonio,
- mae, no vas a creer lo que acaba de encontrar.
Levante la caja, volvi sus cosas al interior y la llevé a mi oficina, esta caja tenía la evidencia de que el hijo que espera Adriana puede no ser mío, así que por mi mente pasaban miles de cosas pero por un momento pensé y dije a mi mismo con todo bajo,
* te tengo perra.
Se que una mujer herida es capaz de cualquier cosa, debía cerrar portillos a una eventual acción vengativa, y tenia que hacerlo hoy mismo, de camino a mi casa sabia que seria duro pero debis hacerlo, al llegar a mi hogar ya Gabriela estaba sentada a la mesa con una taza de café y leyendo de su smartphone, me senté a la mesa y tomé su mano con las mías, ella retiró su teléfono del frente de su rostro y me preguntó con su conocimiento extenso ee mi,
* que pasa?
Suspiré hondo y le dije,
- amor debo decirte algo....
 
Parte 18

Un par de horas antes de estar sentado frente a mi esposa, estuve en la oficina con Antonio, aquella caja metálica que guardaba con tanto recelo Miranda en su oficina tenia varias cosas entre ellas un calzón tipo tanga que la parecer había sido usado, un teléfono celular, unas toallas húmedas y varias fotografías de Adriana desnuda, en el fondo de la caja otra prueba de embarazo con el resultado positivo.
Tome la caja y la metí en una bolsa plástica negra y la llevé a mi oficina, Antonio estaba sentado en la silla frente a mi escritorio, al parecer no había dormido bien la noche ya que estaba "cabeceando" del sueño, tiré la caja al escritorio y del estruendo despertó mi amigo de su sueño,
- jueputa playo, casi me mata.
- hermano pues al parecer nuestro gerente de seguridad es un pervertido. *y le di la caja.
Antonio sacó las cosas de la caja obvio llamaba la atención la ropa interior ahí dentro,
- hermano, Miranda no cabe en estas tangas, quizá ud si!
- ah no mae, que risa playo.
- bueno bueno, entonces estos calzones es de quien creo que son?
- si señor, son se ella.
- y como sabe ud?
- hermano, ya se le olvido el problema en el que estoy metido y por qué? Ya le conocí todos calzones a esta chamaca.
Antonio tomó el calzón y pidiendo con permiso aspiró hondo con el calzón pegado a su nariz.
- mi hermano con todo respeto para su segunda mujer, que rico huele esto.
- no mae, pues eso no te lo puedo negar, esta bitch huele delicioso... y sabe delicioso... pero es el diablo.
Mientras veía las fotos y las fotografiaba con su teléfono, le hablaba, pero sin que me pusiera mucha atención,
- Señor Óscar que queso se comió ud playo.
- bro hubiera preferido no hacerlo, pero bueno, vea todo lo de la caja.
- y esto mae? * pregunto con la prueba de embarazo en la mano.
- pues amigo, al parecer este bendición aún no tiene santo definido.
- pero, porqué querrá tener dos papás para esa criatura?
- mi querido amigo Antonio, la pregunta seria porque querría dos pensiones para esa criatura...
Tome mi tiempo para pensar en el proceder de ahora en adelante y pensar que haría si Gabriela llegara a enterarse de todo esto, creí conveniente después de hoy, hacer una visita, pero primero debía llegar a mi casa a cumplir con una tarea...
Sentado en la mesa frente a mi esposa con su sabiduría de mi preguntó,
- que pasa?
- debo decirte algo...
Gabriela bloqueo su teléfono y con toda su atención me vio a mis ojos esperando mi respuesta...
- he pensado en los nombres de nuestro hijo o hija, te gustaría Mateo si es hombre...
Interrumpe Gabriela, - si es hombre se llamará igual que el papá, Óscar!
- no mi nombre es feo!
- y si es niña?
- Nadia...
- juummm quien es Nadia?! *preguntó Gaby con suspicacia.
- nuestra futura hija...
- me gusta, me gusta!
Deduce que no era conveniente revelar por ahora lo que estaba pasando. El siguiente día después del trabajo me dirigí al lugar donde debía realizar la visita obligatoria.
Cuando llegue a ese lugar toque el timbre,
- hola mi amor! Que gusto que vinieras! *dijo Adriana después de abrirme la puerta, traía un short de pijama blanco y una blusa celeste, nos dimos un beso corto y pasamos a su apartamento.
- amor pero porque no me dijiste que venías! Hubiera puesto el café! *dijo mientras se sentaba en mis piernas.
- no Adriana, vengo algo rápido!
Saque una caja de regalo envuelta con un papel rojo,
- esto es para ti señorita!
Adriana tomó la caja con curiosidad, la ansiedad del resultado me mataba, tenia puesto el radio justamente en ese momento sonaba Policy of truth de Depeche Mode.
- Rompe el papel no importa! * le dije con una sonrisa en mi rostro.
Abrió la caja su cara cambió su semblante, en la caja venían las fotos que Miranda tenía en si caja de metal y la prueba de embarazo.
- creo que tenes que escoger papá para esa criatura...
Adriana me veía a los ojos aún incrédula de lo que pasaba.
- bueno tengo que irme... ah esto es tuyo también.
Le tiré el calzón a suelo y me dirigí hacia la puerta, la abrí y volví un momento a decirle,
- créeme que Miranda se dará cuenta de esto...
- Oscar no, por favor...
- jajajajaja, te tengo piedad? Como la que me tuviste que mi?
Adriana me miraba con lágrimas en los ojos.
- tienes 15 días para desaparecer...
Cerré su puerta y me retiré, manejé hacia mi casa con mi pecho inflado, estacione mi carro en la cochera, me bajé, Gabriela estaba lavando platos en la cocina, tenia un short amarillo y una blusa blanca, no traía calzones ni brasier, la tomé por la espalda de sorpresa y le bajé el short, aún ella contra el lavado le subi una pierna al mueble de cocina y le hice oral hasta que soltó su squirt, sus pezones estaban duros, le quité su blusa, nuevamente de espaldas a mi subi su pierna al mueble y saque mi pene ya erecto del juego previo y la penetré con todos mis deseos,
- que riico mi amor. * Gabriela apretaba con su manos sus pechos mientras la penetraba.
En cuestión de unos cuantos minutos ya ella estaba de rodillas haciéndome el oral para terminar con su carita repleta de mi semen.
- que celebramos?
- celebramos que nos vamos a amar por toda la vida...
Gabriela me besó con el amor que sabía me tenia y yo a ella.
- nos vamos a la cama? *le pregunté.
- nos has terminado?
- apenas empezamos!




Previo al ulimo episodio les diré que hay dos finales, quieren un final triste o un final feliz?
 
Parte 18

Un par de horas antes de estar sentado frente a mi esposa, estuve en la oficina con Antonio, aquella caja metálica que guardaba con tanto recelo Miranda en su oficina tenia varias cosas entre ellas un calzón tipo tanga que la parecer había sido usado, un teléfono celular, unas toallas húmedas y varias fotografías de Adriana desnuda, en el fondo de la caja otra prueba de embarazo con el resultado positivo.
Tome la caja y la metí en una bolsa plástica negra y la llevé a mi oficina, Antonio estaba sentado en la silla frente a mi escritorio, al parecer no había dormido bien la noche ya que estaba "cabeceando" del sueño, tiré la caja al escritorio y del estruendo despertó mi amigo de su sueño,
- jueputa playo, casi me mata.
- hermano pues al parecer nuestro gerente de seguridad es un pervertido. *y le di la caja.
Antonio sacó las cosas de la caja obvio llamaba la atención la ropa interior ahí dentro,
- hermano, Miranda no cabe en estas tangas, quizá ud si!
- ah no mae, que risa playo.
- bueno bueno, entonces estos calzones es de quien creo que son?
- si señor, son se ella.
- y como sabe ud?
- hermano, ya se le olvido el problema en el que estoy metido y por qué? Ya le conocí todos calzones a esta chamaca.
Antonio tomó el calzón y pidiendo con permiso aspiró hondo con el calzón pegado a su nariz.
- mi hermano con todo respeto para su segunda mujer, que rico huele esto.
- no mae, pues eso no te lo puedo negar, esta bitch huele delicioso... y sabe delicioso... pero es el diablo.
Mientras veía las fotos y las fotografiaba con su teléfono, le hablaba, pero sin que me pusiera mucha atención,
- Señor Óscar que queso se comió ud playo.
- bro hubiera preferido no hacerlo, pero bueno, vea todo lo de la caja.
- y esto mae? * pregunto con la prueba de embarazo en la mano.
- pues amigo, al parecer este bendición aún no tiene santo definido.
- pero, porqué querrá tener dos papás para esa criatura?
- mi querido amigo Antonio, la pregunta seria porque querría dos pensiones para esa criatura...
Tome mi tiempo para pensar en el proceder de ahora en adelante y pensar que haría si Gabriela llegara a enterarse de todo esto, creí conveniente después de hoy, hacer una visita, pero primero debía llegar a mi casa a cumplir con una tarea...
Sentado en la mesa frente a mi esposa con su sabiduría de mi preguntó,
- que pasa?
- debo decirte algo...
Gabriela bloqueo su teléfono y con toda su atención me vio a mis ojos esperando mi respuesta...
- he pensado en los nombres de nuestro hijo o hija, te gustaría Mateo si es hombre...
Interrumpe Gabriela, - si es hombre se llamará igual que el papá, Óscar!
- no mi nombre es feo!
- y si es niña?
- Nadia...
- juummm quien es Nadia?! *preguntó Gaby con suspicacia.
- nuestra futura hija...
- me gusta, me gusta!
Deduce que no era conveniente revelar por ahora lo que estaba pasando. El siguiente día después del trabajo me dirigí al lugar donde debía realizar la visita obligatoria.
Cuando llegue a ese lugar toque el timbre,
- hola mi amor! Que gusto que vinieras! *dijo Adriana después de abrirme la puerta, traía un short de pijama blanco y una blusa celeste, nos dimos un beso corto y pasamos a su apartamento.
- amor pero porque no me dijiste que venías! Hubiera puesto el café! *dijo mientras se sentaba en mis piernas.
- no Adriana, vengo algo rápido!
Saque una caja de regalo envuelta con un papel rojo,
- esto es para ti señorita!
Adriana tomó la caja con curiosidad, la ansiedad del resultado me mataba, tenia puesto el radio justamente en ese momento sonaba Policy of truth de Depeche Mode.
- Rompe el papel no importa! * le dije con una sonrisa en mi rostro.
Abrió la caja su cara cambió su semblante, en la caja venían las fotos que Miranda tenía en si caja de metal y la prueba de embarazo.
- creo que tenes que escoger papá para esa criatura...
Adriana me veía a los ojos aún incrédula de lo que pasaba.
- bueno tengo que irme... ah esto es tuyo también.
Le tiré el calzón a suelo y me dirigí hacia la puerta, la abrí y volví un momento a decirle,
- créeme que Miranda se dará cuenta de esto...
- Oscar no, por favor...
- jajajajaja, te tengo piedad? Como la que me tuviste que mi?
Adriana me miraba con lágrimas en los ojos.
- tienes 15 días para desaparecer...
Cerré su puerta y me retiré, manejé hacia mi casa con mi pecho inflado, estacione mi carro en la cochera, me bajé, Gabriela estaba lavando platos en la cocina, tenia un short amarillo y una blusa blanca, no traía calzones ni brasier, la tomé por la espalda de sorpresa y le bajé el short, aún ella contra el lavado le subi una pierna al mueble de cocina y le hice oral hasta que soltó su squirt, sus pezones estaban duros, le quité su blusa, nuevamente de espaldas a mi subi su pierna al mueble y saque mi pene ya erecto del juego previo y la penetré con todos mis deseos,
- que riico mi amor. * Gabriela apretaba con su manos sus pechos mientras la penetraba.
En cuestión de unos cuantos minutos ya ella estaba de rodillas haciéndome el oral para terminar con su carita repleta de mi semen.
- que celebramos?
- celebramos que nos vamos a amar por toda la vida...
Gabriela me besó con el amor que sabía me tenia y yo a ella.
- nos vamos a la cama? *le pregunté.
- nos has terminado?
- apenas empezamos!




Previo al ulimo episodio les diré que hay dos finales, quieren un final triste o un final feliz?
Los dos porfa...
 
Parte 18

Un par de horas antes de estar sentado frente a mi esposa, estuve en la oficina con Antonio, aquella caja metálica que guardaba con tanto recelo Miranda en su oficina tenia varias cosas entre ellas un calzón tipo tanga que la parecer había sido usado, un teléfono celular, unas toallas húmedas y varias fotografías de Adriana desnuda, en el fondo de la caja otra prueba de embarazo con el resultado positivo.
Tome la caja y la metí en una bolsa plástica negra y la llevé a mi oficina, Antonio estaba sentado en la silla frente a mi escritorio, al parecer no había dormido bien la noche ya que estaba "cabeceando" del sueño, tiré la caja al escritorio y del estruendo despertó mi amigo de su sueño,
- jueputa playo, casi me mata.
- hermano pues al parecer nuestro gerente de seguridad es un pervertido. *y le di la caja.
Antonio sacó las cosas de la caja obvio llamaba la atención la ropa interior ahí dentro,
- hermano, Miranda no cabe en estas tangas, quizá ud si!
- ah no mae, que risa playo.
- bueno bueno, entonces estos calzones es de quien creo que son?
- si señor, son se ella.
- y como sabe ud?
- hermano, ya se le olvido el problema en el que estoy metido y por qué? Ya le conocí todos calzones a esta chamaca.
Antonio tomó el calzón y pidiendo con permiso aspiró hondo con el calzón pegado a su nariz.
- mi hermano con todo respeto para su segunda mujer, que rico huele esto.
- no mae, pues eso no te lo puedo negar, esta bitch huele delicioso... y sabe delicioso... pero es el diablo.
Mientras veía las fotos y las fotografiaba con su teléfono, le hablaba, pero sin que me pusiera mucha atención,
- Señor Óscar que queso se comió ud playo.
- bro hubiera preferido no hacerlo, pero bueno, vea todo lo de la caja.
- y esto mae? * pregunto con la prueba de embarazo en la mano.
- pues amigo, al parecer este bendición aún no tiene santo definido.
- pero, porqué querrá tener dos papás para esa criatura?
- mi querido amigo Antonio, la pregunta seria porque querría dos pensiones para esa criatura...
Tome mi tiempo para pensar en el proceder de ahora en adelante y pensar que haría si Gabriela llegara a enterarse de todo esto, creí conveniente después de hoy, hacer una visita, pero primero debía llegar a mi casa a cumplir con una tarea...
Sentado en la mesa frente a mi esposa con su sabiduría de mi preguntó,
- que pasa?
- debo decirte algo...
Gabriela bloqueo su teléfono y con toda su atención me vio a mis ojos esperando mi respuesta...
- he pensado en los nombres de nuestro hijo o hija, te gustaría Mateo si es hombre...
Interrumpe Gabriela, - si es hombre se llamará igual que el papá, Óscar!
- no mi nombre es feo!
- y si es niña?
- Nadia...
- juummm quien es Nadia?! *preguntó Gaby con suspicacia.
- nuestra futura hija...
- me gusta, me gusta!
Deduce que no era conveniente revelar por ahora lo que estaba pasando. El siguiente día después del trabajo me dirigí al lugar donde debía realizar la visita obligatoria.
Cuando llegue a ese lugar toque el timbre,
- hola mi amor! Que gusto que vinieras! *dijo Adriana después de abrirme la puerta, traía un short de pijama blanco y una blusa celeste, nos dimos un beso corto y pasamos a su apartamento.
- amor pero porque no me dijiste que venías! Hubiera puesto el café! *dijo mientras se sentaba en mis piernas.
- no Adriana, vengo algo rápido!
Saque una caja de regalo envuelta con un papel rojo,
- esto es para ti señorita!
Adriana tomó la caja con curiosidad, la ansiedad del resultado me mataba, tenia puesto el radio justamente en ese momento sonaba Policy of truth de Depeche Mode.
- Rompe el papel no importa! * le dije con una sonrisa en mi rostro.
Abrió la caja su cara cambió su semblante, en la caja venían las fotos que Miranda tenía en si caja de metal y la prueba de embarazo.
- creo que tenes que escoger papá para esa criatura...
Adriana me veía a los ojos aún incrédula de lo que pasaba.
- bueno tengo que irme... ah esto es tuyo también.
Le tiré el calzón a suelo y me dirigí hacia la puerta, la abrí y volví un momento a decirle,
- créeme que Miranda se dará cuenta de esto...
- Oscar no, por favor...
- jajajajaja, te tengo piedad? Como la que me tuviste que mi?
Adriana me miraba con lágrimas en los ojos.
- tienes 15 días para desaparecer...
Cerré su puerta y me retiré, manejé hacia mi casa con mi pecho inflado, estacione mi carro en la cochera, me bajé, Gabriela estaba lavando platos en la cocina, tenia un short amarillo y una blusa blanca, no traía calzones ni brasier, la tomé por la espalda de sorpresa y le bajé el short, aún ella contra el lavado le subi una pierna al mueble de cocina y le hice oral hasta que soltó su squirt, sus pezones estaban duros, le quité su blusa, nuevamente de espaldas a mi subi su pierna al mueble y saque mi pene ya erecto del juego previo y la penetré con todos mis deseos,
- que riico mi amor. * Gabriela apretaba con su manos sus pechos mientras la penetraba.
En cuestión de unos cuantos minutos ya ella estaba de rodillas haciéndome el oral para terminar con su carita repleta de mi semen.
- que celebramos?
- celebramos que nos vamos a amar por toda la vida...
Gabriela me besó con el amor que sabía me tenia y yo a ella.
- nos vamos a la cama? *le pregunté.
- nos has terminado?
- apenas empezamos!




Previo al ulimo episodio les diré que hay dos finales, quieren un final triste o un final feliz?
Lleguele con los dos mejor jajaja, asi no me da un yello con el malo jajajaj
 
Toda historia tan llena de emociones fuertes debe tener un final feliz y esta no será la excepción, de verdad, los autores de novelas, cuentos o relatos sentimos cada historia como si realmente fuera de nosotros, la vivimos, nos encarnamos con el personaje por lo que esta vez, no quiero darle un final triste, o al menos un final triste para su protagonista.

Parte 19 (y final)

Bañados en sudor Gabriela y yo habíamos terminado de hacer el amor, había sido sin exagerar la mejor cogida que nos habíamos tirado en 6 años de pareja, Gaby se había venido a chorros en al menos 6 ocasiones y de mi parte aunque eyacule en 2 ocasiones mi pene seguía duro.
Nos revolcabamos entre sábanas empapadas de liquido vaginal y semen, ella con su cabello también empapado hizo una cola y empezó a lamer mi miembro con pasión, quería comerlo y se masturbaba con su mano derecha, se lo tragaba hasta la base y miraba a mis ojos
- me casé con el hombre con la picha más rica. * decía mientras pasaba su lengua por la cabeza de mi pene.
Sin decir una palabra la tiré nuevamente sobre la cama, boca abajo subí su pierna cerca de su pecho, quedaba al descubierto si jugosa vagina y clave mi rostro en el culo de ella, lamiendo de clitoris al ano, la penetré en esa misma posición procurando que entrara toda, Gabriela gemía como si estuviera en celo,
- que rico mi amor, toda adentro metamela toda, que rica picha. *Gabirela apretaba las sábanas y levantaba su culo para que la penetrara más fuerte, por tercera vez volvi a eyacular dentro de ella, volví su cuerpo y chupo mi miembro nuevamente, aún sintiendo el calambre no tuvo piedad y podía verla abajo mamando y mi semen saliendo de su vagina.
- voy a bañarme mi amor. *digo ella levantándose de la cama. - vienes?
- si ya voy para allá linda.
Aunque estaba tranquilo por las cosas que descubrí ese día aun tenia un poco de inquietud de saber que ese niño que esperaba Adriana tenia un posibilidad muy pequeña de que pudiera ser mío, pero existía, además si ella pudiera tomar venganza solo para joderme, aún así deje de pensar en eso, debía disfrutar ese momento, le estaba pegando una revolcada maravillosa a una mujer divina.
Cambie la sábanas por unas nuevas, Gaby aún seguía en la ducha, fui a acompañarla, en la ducha seguimos con los juegos pero ya cansados sabíamos que no resistiriamos un polvo más, por lo que decidimos acostarnos juntos en nuestra cama, ella tomó posición sobre mi pecho, poniendo su cabeza sobre él, nos dimos un beso y ella empezó a jugar con el vello de mis pectorales, hubo un silencio extraño y cuando menos mo esperaba soltó la conversación que acabaría con todo,
- me llamó esa zorra.
Mi corazón se detuvo por unos segundos y no supe que decir solo contesté con un - no le hagas caso.
- me mostró una prueba de embarazo de laboratorio.
No podía creer lo que pasaba, mi cuerpo se sentía paralizado,
- no es tu hijo.
Sin casi aliento pregunté,
- si yo también lo creo.
- sabes porqué lo sé? *dijo Gabriela.
- porque?
- porque las mujeres tenemos instintos... ya verás...
- como? * dije sin entender nada.
Gabriela sonrió y siguió haciendo nudos en mi pecho.
Dos años pasaron, nuestra primer niña, Valeria jugaba con sus hermanos Gabiel y David, gemelos de apenas unos meses de edad, Gabriela y yo habiamos concebido otro embarazo justo en la cuarentena, no podía negar estos niños, su piel blanca, sus ojos verdes como los de su padre y el rostro redondo con mejillas abultadas como su madre.
Que había pasado con Adriana? Presentó su renuncia unos días después del altercado, explicó que había recibido una oferta laboral en su natal Limon, no volvimos a saber nada de ella, pero nos dimos cuenta que habia parido a un niño sano, de piel muy morena.
Una buena noche bajo la luz de la luna y las estrellas, Gabriela se pasó sus brazos por detrás de mí cuello y yo la tomé por su cintura, me miró a los ojos y podía ver en sus ojitos el amor que sentía por mi, con un largo beso me preguntó,
- me amarás hasta que tu corazón deje de latir?
- por siempre mi amor.
 
Toda historia tan llena de emociones fuertes debe tener un final feliz y esta no será la excepción, de verdad, los autores de novelas, cuentos o relatos sentimos cada historia como si realmente fuera de nosotros, la vivimos, nos encarnamos con el personaje por lo que esta vez, no quiero darle un final triste, o al menos un final triste para su protagonista.

Parte 19 (y final)

Bañados en sudor Gabriela y yo habíamos terminado de hacer el amor, había sido sin exagerar la mejor cogida que nos habíamos tirado en 6 años de pareja, Gaby se había venido a chorros en al menos 6 ocasiones y de mi parte aunque eyacule en 2 ocasiones mi pene seguía duro.
Nos revolcabamos entre sábanas empapadas de liquido vaginal y semen, ella con su cabello también empapado hizo una cola y empezó a lamer mi miembro con pasión, quería comerlo y se masturbaba con su mano derecha, se lo tragaba hasta la base y miraba a mis ojos
- me casé con el hombre con la picha más rica. * decía mientras pasaba su lengua por la cabeza de mi pene.
Sin decir una palabra la tiré nuevamente sobre la cama, boca abajo subí su pierna cerca de su pecho, quedaba al descubierto si jugosa vagina y clave mi rostro en el culo de ella, lamiendo de clitoris al ano, la penetré en esa misma posición procurando que entrara toda, Gabriela gemía como si estuviera en celo,
- que rico mi amor, toda adentro metamela toda, que rica picha. *Gabirela apretaba las sábanas y levantaba su culo para que la penetrara más fuerte, por tercera vez volvi a eyacular dentro de ella, volví su cuerpo y chupo mi miembro nuevamente, aún sintiendo el calambre no tuvo piedad y podía verla abajo mamando y mi semen saliendo de su vagina.
- voy a bañarme mi amor. *digo ella levantándose de la cama. - vienes?
- si ya voy para allá linda.
Aunque estaba tranquilo por las cosas que descubrí ese día aun tenia un poco de inquietud de saber que ese niño que esperaba Adriana tenia un posibilidad muy pequeña de que pudiera ser mío, pero existía, además si ella pudiera tomar venganza solo para joderme, aún así deje de pensar en eso, debía disfrutar ese momento, le estaba pegando una revolcada maravillosa a una mujer divina.
Cambie la sábanas por unas nuevas, Gaby aún seguía en la ducha, fui a acompañarla, en la ducha seguimos con los juegos pero ya cansados sabíamos que no resistiriamos un polvo más, por lo que decidimos acostarnos juntos en nuestra cama, ella tomó posición sobre mi pecho, poniendo su cabeza sobre él, nos dimos un beso y ella empezó a jugar con el vello de mis pectorales, hubo un silencio extraño y cuando menos mo esperaba soltó la conversación que acabaría con todo,
- me llamó esa zorra.
Mi corazón se detuvo por unos segundos y no supe que decir solo contesté con un - no le hagas caso.
- me mostró una prueba de embarazo de laboratorio.
No podía creer lo que pasaba, mi cuerpo se sentía paralizado,
- no es tu hijo.
Sin casi aliento pregunté,
- si yo también lo creo.
- sabes porqué lo sé? *dijo Gabriela.
- porque?
- porque las mujeres tenemos instintos... ya verás...
- como? * dije sin entender nada.
Gabriela sonrió y siguió haciendo nudos en mi pecho.
Dos años pasaron, nuestra primer niña, Valeria jugaba con sus hermanos Gabiel y David, gemelos de apenas unos meses de edad, Gabriela y yo habiamos concebido otro embarazo justo en la cuarentena, no podía negar estos niños, su piel blanca, sus ojos verdes como los de su padre y el rostro redondo con mejillas abultadas como su madre.
Que había pasado con Adriana? Presentó su renuncia unos días después del altercado, explicó que había recibido una oferta laboral en su natal Limon, no volvimos a saber nada de ella, pero nos dimos cuenta que habia parido a un niño sano, de piel muy morena.
Una buena noche bajo la luz de la luna y las estrellas, Gabriela se pasó sus brazos por detrás de mí cuello y yo la tomé por su cintura, me miró a los ojos y podía ver en sus ojitos el amor que sentía por mi, con un largo beso me preguntó,
- me amarás hasta que tu corazón deje de latir?
- por siempre mi amor.
Qué nivel de historia por Dios, por curiosidad empeze a leer hace unos días y la verdad lo felicito, demasiado bien explicado todo con detalles y creo que es lo que a uno lo hace el morbo de seguir leyendo 🙌🏽
 
PUBLICIDAD
FACTURA ELECTRÓNICA
Presentamos sus declaraciones del IVA D104, de ALQUILERES D125, así como su renta D101 desde ₡9000 al mes.
Active su PLAN PREPAGO por $9.99 y timbre hasta 50 documentos electrónicos. Sin mensualidades, ni anualidades con el sistema líder en el país.
Última hora noticias 24/7 de Costa Rica Hoy y el mundo
Arriba Pie