PUBLICIDAD
Wilas
  • Foro de Costa Rica fue, es y será el principal centro de comunicaciones del país. Donde miles de usuarios día a día se expresan en forma libre y comparten sus gustos e intereses. Somos una comunidad adulta. Muy pronto lanzaremos la nueva Revista con toda la galeta de fotos desde el 2006. Se les quiere de gratis, Sr.MarceloGigante.

Nictofobia

Cuento corto que escribi hace un tiempo, espero les agrade y tambien quiero leer lo q opinan de él.
Gracias y saludos.

Nictofobia
Colgó el teléfono y se dirigió hacia la habitación, la observo recostada en la cama. Se veía tan tranquila…
Regresó a la sala y encendió otra vela, la puso en el candelabro y se dirigió hacia la cocina, ahí dejo otra candela prendida y siguió hasta la puerta del patio. Abrió el portoncito y asomó su cabeza, fue la primera vez en 20 años que sentía temor de salir de su casa, empezaron a sudarle las manos y el candelabro se ponía cada vez más resbaloso.
Como no pudo ir al patio, entonces regresó al cuarto, la vio en la cama. Se veía tan tranquila, tan serena…
Caminaba de un lado a otro por toda la casa, de la cocina al baño, del baño a la sala; se estaba poniendo nervioso, más de lo acostumbrado, le temblaban las manos y cada vez estaban más sudorosas. Sabía que debía salir, pero no podía, el miedo le abordaba con solo asomarse al patio; sin embargo, lo debía hacer.
Se dirigió de nuevo a la puerta del patio, en la oscuridad no veía nada, ni siquiera su mano cuando la pasaba frente a la cara. La brisa era fresca y soplaba con fuerza, la cual le apago la vela, dejándolo completamente en la oscuridad. En ese momento el temblor de las manos fue en aumento y el sudor ya le impedía sostener el candelabro con la suficiente firmeza. Podía escuchar su propio corazón, podía escuchar cómo se aceleraba hasta el punto que le dolía el pecho, lo que le impedía moverse de ese lugar.
Respirando profundamente y tomando fuerza, se dio la vuelta y caminó hacia la cocina, en el transcurso de algunos metros escuchó ruidos afuera, como si se tratara de un animal. Cuando recordó que no había cerrado el portón del patio, caminó más aprisa hasta llegar a la mesa, estando allí buscó los fósforos para encender de nuevo su candelabro, pero en la oscuridad total no encontró nada, su corazón latía más rápido y le dolía cada vez más el pecho, cayó arrodillado al suelo y se llevo su mano derecha al pecho, justo sobre su corazón, en la casualidad de que se encontró su encendedor en la bolsa de su camisa. Intentó sacarlo, pero se desvaneció y se desplomó por completo en el suelo…
Se levantó, tomó una de las velas que estaban en el escritorio de su cuarto, la encendió y se dirigió al baño. Saliendo de ahí, escuchó un ruido en el patio, por lo que fue a la puerta. Caminando por la cocina sintió que algo le pasaba por los pies y un escalofrío le abordó todo su cuerpo, miró el piso y encontró al gato de su hermana frotándose en su pierna, como no quería hacer ningún ruido, simplemente lo apartó y siguió caminando. Abriendo el portón que daba al patio asomó su cabeza y una brisa le apagó la candela, aun así siguió su camino…
El ruido que había escuchado antes, ahora era más fuerte y la oscuridad era tremenda. Su corazón latía descontroladamente y el sudor caía de su frente y le empapaba la camisa. Se levantó del suelo, tomó su encendedor y prendió la candela, se dirigió hacia el patio, pero esta vez, tomando precaución para que se le apagara la vela. Llegado a la puerta un escalofrío le recorrió el cuerpo, se agarró del portoncito y se volvió a desvanecer.
Caminaba pegado a la pared de la casa y el ruido ya lo podía hacer más distinguible, era como de un animal muy grande devorando a su presa, llegando a la esquina de la casa, asomó un poco la cabeza para ver qué era lo que producía el sonido. Levantó la mirada y se encontró de frente con 2 ojos grandes y rojos que lo miraban fijamente. El miedo le arrebató el cuerpo y se lo inmovilizó, no pudo escapar mientras la criatura se acercaba cada vez más a él, podía oler la sangre que caía de la boca del animal y su corazón se detuvo.
Se despertó de nuevo y su vela se había apagado, el temor ya había desaparecido y se sentía más tranquilo, se sentó en el piso, sacó un cigarro de su bolsa y lo encendió, esperando que así se le pasara todo lo que había vivido en ese momento, pero justo cuando terminaba de fumar su cigarrillo un ataque de pánico le regresó a la realidad y le recordó que debía salir de la casa. Estaba tan cerca de hacerlo; sin embargo, no podía.
Se levantó del suelo con dificultad y se dirigió hacia la habitación, la observo recostada en la cama. Se veía tan tranquila, tan serena, despreocupada…
Regresó a la cocina y hacia la puerta del patio, el ataque de pánico lo volvía loco y ya casi se quedaba sin velas para seguir encendiendo, debía superar su miedo al patio pues debía salir. Decido a hacerlo, respiró profundo y se emprendió a salir, cuando un golpe en su pecho lo detuvo, llevándose su mano al corazón se desplomó a unos centímetros de la puerta.
Sentía el aliento de la criatura en su cara, pero parecía que no podía verlo, como si supiera que estaba ahí pero no podía hacer nada. Le olfateó la ropa y con un aullido que le desgarraba los tímpanos de sus oídos no pudo evitar gritar, en ese momento la criatura lo vio y con un zarpazo en el pecho lo lanzo en el suelo. Medio noqueado escuchó un par de disparos y se desmayó del dolor.
Abrió los ojos y la oscuridad era casi total, aun decidido por salir de la casa se arrastró hacia afuera, su corazón latía descontrolado, ya que todavía no creía que estaba a punto de enfrentar a su mayor miedo, ese patio que por más de 20 años le había ocasionado pesadillas. Mientras se seguía arrastrando en la oscuridad, cuando logro salir de la casa, se puso en pie y contempló en la oscuridad la inmensidad del patio, volvió a ver la esquina en donde había visto la criatura por primera vez. Cuando su vista se agudizó y pudo distinguir todos los árboles del patio, en ese instante miró al cielo y la luz de la Luna le iluminó la cara, de nuevo un ataque de pánico le enloqueció y corrió hacia la cocina, mientras sus facciones se modificaban convirtiéndolo en una bestia. Llegando a la puerta tropezó con el portoncito y se estrelló contra el piso de la cocina, haciendo que perdiera el conocimiento.
Cuando se despertó ya había amanecido y le dolía el pecho. Se asomó por la ventana y vio a una multitud de gente fuera de su casa. Se levantó de la cama y corrió hasta el patio, cuando notó que la venda que tenía en el pecho empezó a sangrar, se acercó a la multitud y se escabulló entre la gente que lo miraban asombrados, otros asustados y unos cuantos se fueron a sus casas. Preguntó qué pasaba y las personas se separaron del grupo y dejaron a la vista el cuerpo destrozado de una mujer… era su madre.
El grito del niño se escuchó desde casi un kilometro a la redonda, grito que se asemejaba al gemido de una bestia…
Se levanto del suelo, ya había vuelto la electricidad en la casa, se dirigió a la habitación y miró a su hermana recostada en la cama. Se veía tan tranquila, tan serena, despreocupada, tan quieta…
Corrió hacia el patio y miró directamente a la Luna y con un grito casi gutural la maldijo. Mientras sus manos se convertían en garras, sus dientes en colmillos, que sobresalían en lo que ya se asemejaba más a un hocico que a una boca, su ropa de desgarró al mismo tiempo que le crecía un grueso pelaje de color negro que le cubrió por completo el cuerpo. En eso escuchó un estallido y el infierno se desató en su corazón, nunca antes había sentido tanto dolor en su vida.
Un aullido doloroso salía de la criatura y el viejo volvió a dispararle. La bestia lo miró con sus ojos rojos y el hombre que todavía habitaba dentro del animal reconoció a su asesino…era su padre.
El viejo caminó hacia dentro de la casa y se dirigió hacia la habitación la observó recostada en la cama. Se veía tan tranquila, tan serena, despreocupada, tan quieta, tan desfigurada, tan muerta…
 
pues no me quede con la duda y lo lei hasta el final,, para saber q era lo q habia en el patio, pero bueno se ve tipo fantasioso, pero me gusto esta bonito.. 8)
 
PUBLICIDAD
FACTURA ELECTRÓNICA
Presentamos sus declaraciones del IVA D104, de ALQUILERES D125, así como su renta D101 desde ₡9000 al mes.
Active su PLAN PREPAGO por $9.99 y timbre hasta 50 documentos electrónicos. Sin mensualidades, ni anualidades con el sistema líder en el país.
Última hora noticias 24/7 de Costa Rica Hoy y el mundo
La red social de los Costarricenses
Un nuevo video en cada visita
Arriba Pie