PUBLICIDAD
Wilas
  • Foro de Costa Rica fue, es y será el principal centro de comunicaciones del país. Donde miles de usuarios día a día se expresan en forma libre y comparten sus gustos e intereses. Somos una comunidad adulta. Muy pronto lanzaremos la nueva Revista con toda la galeta de fotos desde el 2006. Se les quiere de gratis, Sr.MarceloGigante.
Un nuevo video en cada visita

La flor mas bella del jardin

Parte 1

El 22 de marzo del 2014 Fiorella se preparaba para celebrar su cumpleaños, ese día cumplía sus 15 años, sus padres había trabajado mucho para poder darle su fiesta y poder invitar a la mayoría de sus amigos, claro, no eran muchos y adicionalmente la movilización en horarios nocturnos no era sencilla cuando se trata de general viejo de Pérez Zeledón.
Doña Mary, su madre, había preparado la decoración y su vestido, la señora tenia un bazarcito en una ventanita al frente de la casa y por eso tenia tan buen gusto para todos los arreglos florales y demás adornos, su padre en cambio era un hombre dedicado a la agricultura, había embarazado a sus 40 años a doña Mary cuando esta tenia tan solo 16 años, por eso aconsejaba tanto a su hija de que no corriera su misma suerte, los embarazos adolescentes son complicados.
Fiorella ya se había peinado, se había empezado a maquillar en su cuarto, doña Mary con mucha cautela toca a su puerta,
- puedo pasar Fio?
- si mami pase.
- ay amor! Te ves preciosa!
- gracias ma!
- aquí te traigo el vestido. *dijo doña Mary sentándose en la cama.
- gracias ma! Ya me lo pongo!
- va a venir ese muchacho?
- pues si yo lo invité! *respondió Fiorella sonrojada.
- mijita, acuérdese todo lo que hemos hablado, yo sé que es un buen muchacho pero hay que tener cuidado.
- si ma yo se!
- bueno me salgo para que se cambie, sale para verla, esta bien?
- siiiiii maaaa!
Fiorella cerró su puerta y se dispuso a cambiarse, quitó su ropa de pijama que andaba puesta mientras hacia sus labores de belleza, sus pechos eran pequeños con pezones rosados, su abdomen con costillas sobresalidas en su piel reflejaban los 48 kg de peso, sus ojos eran redondos de color café que brillaban de hermosa manera cuando los rayos de sol iluminaba sobre ellos, tenia una boquita pequeña con labios carnosos, su cabello castaño oscuro y ondulado unos 10 centímetros bajo sus hombros, sus caderas un poco más anchas de lo que dictaba su canon corporal, ese día se había puesto unos calzones rosados que tenia encaje en su elástico, sus nalgas bien paraditas y hermosas eran cubiertas por un vestido color melón de corte V que dejaba ver su pecho.
Fiorella salió de su cuarto para modelarle a su madre que al parecer estaba mas ilusionada que la misma niña,
- ay Fio, mi bebé se me hizo grande.
La joven con sus ojos de cristal abrazó a su madre, había trabajado mucho para darle esa fiesta y el pago fue una demostración de amor tan pura que estremeció cada fibra del corazón de la madre y su hija.
- Fio, ud sabe que a su papá no le agrada mucho ese muchacho, como se llama?
- Diego, mami se llama Diego.
- si él, mejor salen otro día, yo le entretengo a su papá para que vaya tranquila.
- no ma, yo puedo escoger, además papi solo quiere meterme a la fuerza al hijo del jefe de él.
- si mi amor, pero lo hace por tu bien.
- cual bien ma? Eliecer es todo guacala.
Como cualquier otra adolescente, Fiorella se sentía atraída por Diego que era un muchacho de 17 años, tez blanca y su cabello castaño casi rubio, el deporte había hecho del muchacho un semental, pero los planes de Don Víctor, el padre de Fiorella era "cruzar" a la flor más bella de su jardín con el hijo de su patrón, Eliecer, era un sujeto de 27 años, con problemas de obesidad e higiene cuestionable, su piel morena aún se veía manchada por las marcas de sol que llevaba en la finca de su papá, pero más por la exposición a la estrella mientras se embriagada que por trabajar.
Al caer la tarde los invitados empezaron a llegar, sus amigas y amigos del colegio se hacían presentes con sus galas a la fiesta de Fiorella, incluso Diego, que era un poco tímido fue para ver a su amiga que de cierto modo levantaba un gusto particular en su corazón,
- hola Fio.
- hola Diego! Que dicha que viniste.
Fiorella no pudo esconder sus ojos de enamorada al ver los ojos verdes de Diego, lo tomó de la mano y lo llevó afuera,
- ven Diego, debo decirte algo.
El la siguió con su mano agarrada, llegando a un árbol de limones en el patio de atrás de la casa ella se guindó del cuello de él y le ha clavado un beso en su
boca, que el muchacho respondió con caricias en las nalgas.
- si hay tiempo mas tarde no escapamos por ahí! *dijo Fiorella con una sonrisa pícara, Diego rió con cierta timidez pero decidido en hacerlo si la oportunidad se daba.
Los dos enamorados siguieron con la fiesta, obviamente la cumpleañera debía ser buena anfitriona y hablar con todos sus invitados, no podía centrarse solo en Diego por respeto y porque su padre estaba ahí y no seria bueno que los viera tanto tiempo juntos.
Marisol es otra niña de 16 años, era la mejor amiga de Fiorella, se confiaban todo lo que una adolescente no puede decirle a sus padres, con gran ilusión Fio le contó a Marisol sobre el encuentro relámpago con Diego debajo del árbol de limones, sin embargo don Víctor seguía con su plan.
Cuando las dos niñas hablaban sobre el encuentro, don Victor entraba por la puerta de su casa, venía apoyado en el hombro de Eliecer, era una calamidad ver a un ser humano en condiciones de obesidad mórbida, pero el sujeto se tenía confianza, o más bien, atrevimiento,
- Fiorellla venga acá mija. *dijo con Víctor.
Marisol dejó que Fiorella fuera al encuentro con su papá y Eliecer.
- Fiorelita el es Eliecer el hijo de mi patrón, se acuerda?
- si papi...
- él venía a felicitarla por su cumpleaños.
El sujeto tenía una risa de pervertido, miraba a la niña de pies a cabeza con intensiones evidentemente sexuales, a Fiorella no le interesaba en lo más mínimo socializar con Eliecer, por lo que solo respondió con un "gracias" y se retiró a otro sector de la Fiesta.
Rondaban las 9 p.m., las luces se apagaron y solo quedó un tenue luz sobre el salón, era momento de que la quiceañera hiciera su baile con el galán de turno, Eliecer se preparaba para según él sacar a bailar a la señorita, sin embargo ella caminó hacia Diego y le extendió la mano, bailaron juntos en su fiesta en un momento mágico para ella, don Víctor apenas consciente por la gran ingesta de licor, podía observar como su hija no estaba bailando con su pretendiente seleccionado.
Al terminar la fiesta todos los invitados se retiraron a sus hogares, incluso Diego que por dicha no vivía muy largo, ya Fio estaba muy cansada, quería solo llegar a su cama quitarse los zapatos y dormir, al entrar en su cuarto encontró a Eliecer en su cama, el sujeto yacía desnudo, los pechos caían sobre si abultado abdomen, sus muslos tenían celulitis por la obesidad y su pene, o micropene, apenas se venía como un pequeño maní sobre una lonja de grasa, Eliecer se levantó y tomó a Fiorella de la cintura y la tiró a su cama, se postró encima de ella lamiendole el cuello, trataba de gritar pero el exceso de peso sobre ella no le permitía hacerlo, no quería ser ultrajada por tan grotesco sujeto, menos entregarle su virginidad, en un movimiento de Eliecer levantándose un poco Fiorella pudo meter su mano para tapar su vagina y aprovecho y tomó los testículos de Eliecer y los retorció, el hombre chillaba como un cerdo en el piso mientras se agarraba sus partes.
Fiorella salió corriendo de su casa, llorando y limpiandose el vestido, justo afuera de la casa estaba Diego, la había esperado sin que ella supiera, cayó en sus brazos llorando, levantó su cabeza para ver a su verdadero galán y se dieron un beso con sabor a amor del bueno.
Se perdieron entre los árboles y arbustos, Fiorella y Diego se amaban entre ellos, hacían el amor en la naturaleza y dolió pero gustó.
Esa noche la niña convertida en mujer tuvo su primera relación sexual con el hombre que ella añoraba, pero las cosas no siempre son como las queremos....
 
Presentamos sus declaraciones del IVA D104, de ALQUILERES D125, así como su renta D101 desde ₡9000 al mes.
Parte 2


Fiorella se alistaba su cabello el lunes por la mañana para ir al colegio, había pensando todo el fin de semana en el encuentro con Diego y soñaba despierta con volver a entregarsele y desatar sus deseos sexuales, pero en una parte de su cabeza sabía que su padre no permitiría esa relación y que intentaría ante todo casarla con el sujeto que trató de violarla.
En la cocina estaba doña Mary que le servía el desayuno a su hija, sin embargo por la posición de la recámara de Fiorella no podía escuchar los avisos que venían desde la cocina, la madre asomandose a su cuarto con prisa la llamó nuevamente,
- mi amor que ya está su desayuno le va a agarrar tarde.
- voy ma! Ya casi voy.
- póngale que ya casi pasa el bus.
Los rizos de la muchacha brillaban tanto como sus pupilas, el semblante de su rostro ya no era el de una niña, más bien ella se sentía una mujer.
El viaje de su casa al centro de Perez Zeledon se tardaba al menos 20 minutos, saliendo de su casa pudo apenas guindarse del autobús y faltando 5 minutos para las 7 estaba junto a su mejor amiga ya recibiendo la primera clase de matemáticas.
Marisol que había repetido un año y ahora se encontraba en la misma clase que Fiorella es más activa sexualmente, ya había tenido sexo a corta edad, le había contado a su amiga que había sido en una fiesta de sus primos menores con un amigo de su tío que le doblaba la edad pero ahora Fio sabía que Marisol llevaba una relación secreta con el profesor de música, y aunque era un delito le encantaba coger con un hombre mayor y claro la joven tenia sus atributos desarrollados para su edad y eso lo hacía la tentación perfecta para cualquier hombre que busque una aventura.
El horario de clases pasó sin atención, ella no dejaba de pensar en esa noche mágica, Marisol veía a su amiga soñando y sentía gusto por su amiga que empezaba a ser mujer.
A las 12:45 del medio día las clases habían acabado y las dos chicas habían acabado por hoy su horario cuando se disponían a salir el colegio las alcanzó Diego que venía con su ropa de deportes, sus pectorales y abdominales ya marcados se notaban en su camiseta sudada, Marisol no pudo evitar ver el abultamiento en la parte delantera del short que traía Diego, él tomó por la cintura a Fiorella,
- hola Fio.
- hola Diego! *Fiorella tenia unas ganas incontrolables comerse a besos a Diego, pero debía controlarse primeramente porque le provocaba vergüenza besarlo frente a su mejor amiga y segundo porque estaban aún en el colegio. Diego le entregó un papelito a Fio que decía "estaré en la playa del río a las 4" y lo acompaño de un dibujo de una sonrisa picara, el muchacho siguió con su entrenamiento.
- que dice?? *preguntó Marisol.
Fiorella le entregó el papel a su amiga y ella lo leyó.
- uuuuuyy mae! Va a ir??
Fio sonríe con nervios y contesta
- si, pero necesito que me ayudes!
- y como?
- voy a decirle a mami que estoy en su casa, si le pregunta ud le dice que si estoy ahí!
- y si su mamá me dice que se la pase?
- ah mae, no se! Invente una cosa, que estoy en el baño o algo asi!
En efecto, Fiorella le avisa a su madre que estará donde Marisol el resto de la tarde, el ojo clínico de una madre era inevitable, a Doña Mary no le parecía buena amistad la de su hija con Marisol, pero, ¿que podía hacer? Su hija era feliz y era su única mejor amiga.
Faltaba 10 minutos para las 4, Fio ya esperaba en la playa del río General, era un paisaje hermoso, las piedras limpias donde sentarse, el agua del río esta vez estaba cristalina y el monte a los lados del río no estaba tan crecido, más bien seco por el verano. Después de algunos minutos ella reconoce la figura de su amor acercándose, las piernas le temblaban y su vagina empezó a humedecerse por debajo de su calzón.
- hola Fio.
- ho....hola.
Diego tomó por la cintura a Fio y la besó en su boca, ella agarraba los brazos musculosos de Diego y no sabía donde ponerlos.
- quería besarte, linda.
- yo... yo también.
- deje algo pendiente contigo.
Para ese entonces ya Fio se había mojado un par de veces, no puso responder a esa pregunta, solo movió su cabeza en signo de afirmación.
Los besos siguieron, ella empezó a sentir en su abdomen como el pene de Diego se endurecia mientras la besaba. Buscaron un lugar más secreto, la vereda de un árbol fue el lugar donde se dieron amor, Diego quitó la blusa de Fio, ella un poco avergonzada tapaba su pecho aunque aún tuviera el sostén puesto, sus pezones estaban duros y excitados, a como pudo se retiró los pantalones del colegio y quedó con sus calzones de algodón ya empapados, eran blancos con corazones rosados pequeños, Diego se quitó su camiseta y Fiorella tocaba sus abdominales lo veía a sus ojos y sonreía nerviosa, ella misma quitó su brasier, sus pechos pequeños con pezones duros quedaron frente a Diego, él chupo sus pezones y le quitó la ropa interior a Fio, por primera vez en su vida un hombre chupaba su vagina, aunque era un poco incómodo a ella le encantaba. Diego bajo su short a las rodillas u descubrió su pene, por primera vez Fio veía el miembro de Diego, el día del cumpleaños estaba algo oscuro y solo lo había sentido, para ella era el miembro más grande que había visto, claro, el amor le daba una perspectiva diferente, lo cierto era que el pene de Diego era un miembro bajo promedio unos 14 centímetros quizá, pero para ella era la verga más deliciosa que jamás se fuera a meter a la boca.
Hace un par de meses, Doña Mary, adelantándose a los hechos, le habia hablado de métodos anticonceptivos a Fio que hace unos días había pasado una vergüenza comprando unos condones en una farmacia poco concurrida en el centro de PZ pensando que el día de su cumpleaños perdería si inocencia, lo hizo, pero ese día no fue necesario.
Fio le da el condón a Diego y con semblante serio le dice
- póngaselo.
Diego con mala gana se puso el anticonceptivo, dándole besos a Fio en la boca abrió sus piernas dejando al descubierto su vagina apenas tierna, con su mano acomodó su pene para que entrara íntegro en ella, aún se sentía entrecha y ella aún sangraba, dolía pero gustaba.
El polvo duro poco más de 5 minutos, Diego eyaculó dentro y se posó sobre ella y la besaba, Fio dejó escapar un inocente "te amo" y Diego solo le respondió con un beso, se vistieron y se fueron cada uno para su casa.
Antes de que el sol se ocultara detrás de las montañas, Fiorella llegaba a su casa, doña Mary estaba en el patio delantero barriendo las hojas, al ver a su hija dejó de barrer y con preocupación le pregunto,
- ay mijita donde estaba ud?
- mami yo le dije que donde Marisol!
- que la mamá de Marisol me llamó a mí a preguntarme si ella estaba aquí! Donde andaba?
- ay ma, luego le cuento. * Fiorella supo que había sido descubierta y tendría que inventar una nueva treta junto con Marisol para salirse de esta.
- Fio mi amor, su papá la está esperando ahí adentro...

En ese momento las cosas ya no iban bien...
 
Parte 3

Fiorella sintió un vacío en su estómago, no sabía que encontraría adentro. Recordaba la personalidad explosiva de su padre y lo que había pasado la noche del sábado con el pretendiente que él mismo quería encajar involuntariamente a su hija.
Fio entra a su casa y su padre estaba sentado en el sofá de su casa, miraba la televisión ignorando la presencia de su hija entrando a la sala.
Víctor volvió su mirada a Fiorella que estaba en la puerta, ella tenía su cabeza viendo al piso, sentía mucha vergüenza de lo que había pasado el sábado en la noche,
- mija venga siéntese.
Fiorella se sentó en el sofá con su padre, no pudo sostener su llanto y una lágrima recorrió su mejilla, don Víctor abrazó a su hija entendiendo la situación que había acontecido aquella noche de su cumpleaños, pero, el daño estaba hecho, el padre había perdido su trabajo en la finca y por esto las cosas se empezaron a poner difíciles para una familia de 6 miembros, los ingresos del bazar de Doña Mary sumados a el salario de jornalero de Adrián, el primogénito de la familia, no alcanzaba para mantener a los demás, había inmediatamente que buscar una posibilidad que los ayudara en estos tiempos de austeridad y la única solución era clara, moverse para mejorar los ingresos, claro, los gemelos Fernando y Fabian debían buscar trabajo aún así les faltará un año para ser mayores de edad y Fiorella, la bella Fiorella sería la promesa familiar.


6 de agosto del 2018.
Desde aquella tarde veraniega en la zona sur del país hasta hoy habían cambiado muchas cosas.
Justo al ser las 5 a.m. el despertador del celular de Fiorella alertaba a aquella bella niña hoy convertida en mujer, consiguio un empleo en un bar de la ciudad y habían rentado un apartamento en una zona poco concurrida de la provincia de las flores, Heredia, Doña Mary se habia ido a vivir con ella, todos las madrugadas la señora elevaba una plegaria y un Rosario para pedir por su Adrián, que había emigrado a los Estados Unidos en busca de una mejor vida y aunque el sueño americano no fue lo que precisamente encontró si le alcanzaba para enviarle algún dinerito a Doña Mary y otro poquito a Don Víctor que no duró un año fuera de su pueblo y se devolvió con los gemelos.
Fiorella empezó su carrera universitaria que a brincos y saltos financiaba, sabía que una universidad privada sería más cara que una estatal, pero su titulación sería mucho más rápido y claro, era una carrera contra el tiempo para cumplir con la promesa a sus padres.
Se despertó y se metió al baño, su cuerpo había cambiado lo suficiente para tener algunos admiradores, sus pechos habían crecido, sus nalgas eran pequeñas pero bellas y había formado su cuerpo, aún seguía muy delgado pero había tomado forma de mujer, se hacía ver muy sexy bajo esa gabacha de enfermera que se ponía para asistir a clases.
Tomo el autobús que la llevaría a la universidad, siempre pasaba unos minutos antes de las 8 a.m, eso si, llegaba bastante ajustada de tiempo, se sentó en uno de los asientos traseros del autobús, continuamente viajaban las mismas personas en el bus, aunque no era algo de lo que ella estuviera pendiente, si podía sentirse observada por un hombre de mediana edad que tomaba el mismo autobus, tenia unos 40 años quizá más, un abdomen algo abultado, cabellera aún intacta y un conjunto de vestir algo formal que en realidad no calzaba con un autobus. Fiorella sentía que la observaba con detenimiento, pero en realidad no estaba interesada en él, o por lo menos no lo había ni siquiera estudiado.

Al llegar a la parada donde debía bajarse, el hombre le sonrió y ella solamente lo miró rápido a sus ojos y bajó, en la estación la esperaba una Tatiana, la amiga que había hecho en sus clases, ya había tomado el lugar de Marisol como "mejor amiga", de Marisol solo sabía que vivía en San José por las comunicaciones esporádicas que había tenido con ella.
Tatiana era una mujer hermosa y claro, su cuerpo era su instrumento de trabajo, trabajaba como Escort o dama acompañante como gustaba que le llamaran, era una morena hermosa, 1.70 de estatura, cabello lacio hasta
su espalda media, pechos operados y nalgas trabajadas en gimnasio, era una escultura que debía estar en algún museo londinense. Fio y Tatiana se saludaron y en carreras se dirigieron a clases, faltaban unos minutos para que empezaran y se extendían hasta después del medio día, a las 5 p.m. debía presentarse a trabajar en el bar, no era un salario de lujo pero al menos ayudaba a pagar las cuentas, aunque su amiga le había insistido varias veces que tenía potencial para desarrollar su misma actividad, aún Fiorella no se sentía física ni moralmente cómoda con la idea, claro, podía ganar en una hora lo que ganaba en toda una noche pero por ahora no era su prioridad aunque seguramente si las cosas se ponían más duras, lo pensaría irremediablemente.
Antes de caer la noche Fiorella estaba detrás de la barra, un par de pervertidos sentados detrás del mueble no dejaban de verle los pechos, se sentía incómoda pero entendía que eran dos borrachos y que ahorita se irían. Se relajó por un momento, este par de ebrios no la podían afectar y mientras limpiaba la barra una mano se posó sobre la suya con el trapo aún abajo,
- Hola Fio.
Fiorella levantó y la cabeza para ver de quien era esa mano, sus ojos se llenaron de sorpresa y su sonrisa consiguió radiantes.
- Hola! *contestó con nervios...
 
Parte 4

La ultima vez que Fiorella y Diego se había encontrado sexualmente había sido un par de días antes de que toda la familia emigrara al gran área metropolitana, fue un viernes por la noche, le había dicho que se quedaría en casa de Marisol y no mintió, pero no dijo con quien. Fiorella llevaba un bolso con su ropa, un conjunto diferente al que llevaba esa noche por si debía quedarse una noche más. Los padres de Marisol, una familia disfuncional con padre alcohólico y madre adicta a los medicamentos, habían peleado esa noche y cada uno había ido por su lado, eso significaba que tendría la casa para hacer de las suyas.
Cuando Diego llegó a casa de Marisol tocó la puerta y esperó con algo de ansias a que le abrieran, dentro de la casa Fiorella moría de vergüenza pensando en que su amiga estaba ahí con ellos, pero no quedaba más que abrir, se dirigió a la puerta y con una sonrisa algo tímida abrió la puerta, Diego estaba algo nervioso tambien, ella lo invitó a pasar y entre la entrada y la sala de estar de dieron un par ee besos cortos. Lo que pasó esa noche había sido, según la joven pareja, solo un hasta pronto, pero después de unos meses la comunicación se habia cortado y tiempo después Fio se habia enterado por otros medios de que Diego habia encontrado otra mujer, una mayor que él, según le contaron, su corazón se destrozó pero, no hay mejor médico que el tiempo y ya esa herida había cerrado.
Fiorella vio a los ojos de Diego, esa mirada aún la enloquecia, dio un vistazo a los grandes músculos del muchacho e imaginándose entre esos brazos solo pido decir un "hola"
- Como estas? Pregunto Diego con una mirada fija.
- bien... trabajando.
- si ya veo, me su cuenta de que trabajabas aquí en el bar y quise pasar a saludarte.
- gracias Diego, hace mucho no nos veíamos.
La conversación se tornaba aprendida, ella aún no quería ilusionarse, el joven había roto la promesa y, bien que mal lo podía hacer nuevamente, esa misma noche Diego la invitó a cenar, ella le dijo que lo pensaría.
En la noche al llegar a su casa y después de hablar algunos minutos con su madre, la joven se fue a la cama, con su teléfono stalkeo algunas fotografías del perfil de aquel hombre que la volvía loca, humedeció sus dedos y masturbándose tocaba sus pechos y apretaba sus pezones, metia sus dedos muy adentro de si imaginando que era el miembro de Diego, lo deseaba tanto como el único hombre que la había penetrado en su corta vida, mordía sus labios mientras seguía detallando cada foto, llegó a su clímax y mojó todas sus sábanas, minutos después ya estaba dormida.
Paso una semana algo ocupada, Fio había olvidado por completo lo de la proposición de Diego, hasta que el día de su ultimo examen de cuatrimestre le había ingresado un maj a si teléfono con unos corazones que delataban algunas intenaiones, Diego había empezado a jugar su papel de amor primerizo, esa misma noche Fiorella le aceptó la invitación, habían ido a cenar a un pub de pizzas y hablado de sus vidas hasta ahora, él no le negó que busco otro amor en el pueblo, pero le recalco que esp había terminado ya y que era hombre libre, Fiorella escuchaba con atención y sentía algunas mariposas en el estómago pero aún más fuerte que esas mariposas sentía un deseo de montarse en aquel pene que recordaba muy bien, después de un par de copas de vino la noche se calentó y terminaron en un hotel cercano, se comían a besos mientras cerraban la habitación y Fiorella metiendo la mano dentro del pantalón de Diego pudo sacar su glande que empezó a lamer con pasión, terminaron en la cama totalmente desnudos y teniendo un revolcón de los mejores, Diego besaba a Fio con amor y ella le respondía con más lujuria que cariño, al terminar su vagina escurría de semen, se bañaron juntos y se acostaron nuevamente ella sobre su hombro acariciando sus pectorales,
- me dejarás otra vez?
Diego la miró, sonrió, le dio un beso y la abrazó, durmieron juntos toda la noche con aquella última vez.
Semanas después, y después de varios encuentros sexuales, Diego había encontrado un nuevo amor, el corazón de la bella Fiorella había
sido roto nuevamente.
La vida le habia enseñado una lección, se juró no esperar más por un hombre, y, esta vez sería independiente, no solo económica sino emocionalmente.
Esa misma noche fue a casa de Tatiana, su amiga, ella le guiaría por su nuevo trabajo.
 
Parte 5
Fiorella pasaba frente al parque de Heredia, era una noche fría, el termómetro colocado en ese parque marcaba 17°c y el reloj de la basílica casi las 10 p.m., para no preocupar a su madre la llamó y le dijo que esta noche dormiría en casa de su amiga, pero, las madres tienen un instinto que va más allá de todo poder sobrenatural, doña Mary no le agradaba mucho Tatiana, no sabia porque pero no le agradaba, a regañadientes aceptó la solicitud de su hija, pero debía regresar a casa temprano al siguiente día, ya no había comida y debían hacer el mercado.
Tatiana vivía en unos apartamentos en Mercedes norte de Heredia y para llegar hasta ahí Fio pidió un servicio de Uber, mientras se dirigía a casa de su amiga pensaba mil veces si esto era buena idea o solo era despecho, quizá las dos pero, tenia un sabor dulce aunque solo ella lo supiera.
Al llegar a casa de su amiga, antes de bajar del vehículo la llamó, Tatiana esperaba en los portones del apartamento, una escultura de mujer que hasta el chófer apreció durante algunos segundos después de finalizado el viaje.
- Pasa Fio! Que haces aquí tan tarde?
- Ay amiga, necesito hablar con alguien... Fiorella soltó en lágrimas, Tatiana solo escuchaba a su amiga mientras ella le relataba lo vivido de su desamor con Diego, acariciaba su cabello y tomaba de su mano, con su mano levantó la barbilla de Fio y le dio un beso en sus labios que se extendió algunos segundos, en la radio sonaba un clásico de Abba, dancing queen, cuando sus labios se separaron sus rostros mostraban algo de sorpresa mezclada con vergüenza, inmediatamente Tatiana se levantó y fue al baño, Fiorella aún confundida esperó sentada en el borde de la cama, aunque no podía esconder, ni creer, que ese beso aunque no lo esperó nunca, le había agradado.
Minutos después Tatiana salió del baño y se dirigió a su armario,
- vamos a salir mi amor! Dijo con voz pícara.
Buscó un atuendo seleccionado para su amiga y para la noche que tenían por delante,
- este es el indicado para usted amiga.
Fio abrió los ojos con sobresalto y le dijo,
- mae yo no voy a utilizar esto jamás! Con que me tapo?
- aaay póngaselo a ver como le queda!
Se dirigió al baño a cambiarse pero interrumpió Tatiana,
- para donde va?
- diay a ponérmelo al baño.
- ay mae cámbiese aquí! No voy a ver nada diferente! Dijo su amiga mientras reposaba en su cama.
Con algo de vergüenza, la joven empezó a desnudarse frente a su amiga, quitó su blusa pero dejó su sostén,
- hey! Ese vestido de usa sin brasier por si acaso!
Fiorella hizo caso y se quitó su brasier, sus pechos pequeños pero bellos, con pezones pequeños y duros por la fría noche, caían un poco, un lunar cerca de su pezon derecho era un detalle encantador que solo Diego en aquel momento había rosado con su lengua. Bajó sus pantalones y mostró unos calzones fucsias que tapaban su pelvis casi en su totalidad,
- y no se enoja!? *Pregunto Tatiana.
- no se enoja quien?
- su abuela por robarle los calzones! Dijo con tono de broma.
- Si va a basurearme mejor me voy.
- no no! Espera!
Tatiana se levantó de la cama y buscó en su cajón de ropa,
- aquí hay uno!
Sacó un calzón tipo hilo que había comprado pero nunca había usado, se lo dio a Fiorella y le dijo,
- modelemelo mi amor!
Ya casi arrepentida de haber ido, Fio bajo su ropa interior y quedó completamente desnuda frente a su amiga,
- wow! Estas muy bella amiga! Interrumpe Tatiana.
Al terminar de vestirse se fueron frente al espejo, la piel blanca de Fiorella resaltaba contra ese conjunto negro tipo cuero sintético, las piernas delgadas estaban tapadas arriba con quizá unos 10 centímetros de vestido, si espalda totalmente descubierta y por frente una transparencia translúcida que dejaba ver los pezones, unos zapatos negros de tacón bastante alto y un maquillaje que la hacía lucir hermosa.
- te gusta? Pregunto Tatiana a su amiga.
Fiorella sonrió y vio a los ojos de Tatiana contra el espejo y asistió con la cabeza, Tati respondió con un par de besos en el cuello de Fiorella.
Tomo el teléfono y pidió un Uber,
- para donde vamos?
- por ahí! Tranquila!
Entrando ya media noche las chicas se habían dirigido a un selecto hotel en la zona de Santa Ana, con harta vergüenza Fio bajo del taxi y caminando detrás de su amiga, que saludaba a varios presentes, llegaron hasta el casino del edificio, Tatiana pudio un gin mientras que ella misma le ordenó un whisky en las rocas a Fio, aunque le parecía algo riesgoso embriagarse en un lugar que no conocía, tenia la certeza de que su amiga la llevaría sana y salva a su casa y quizá, solo quizá, pasaría algo más...
No pasó mucho tiempo para que un norteamericano de edad mediana, quizá unos 45 años, que ya conocía a Tatiana, mostrara interés en Fio, el hombre acercándose al oído de Tati, preguntó por la joven y ella igual hablándole al oído respondió sus dudas. Las manos de Fio sudadan y sus nervios aún estaban muy alterados, el hombre se acercó a la joven, con un español algo deficiente entabló conversación, Fio tomó su licor de repente, se dijo a sí misma, esta será mi venganza, subió con el hombre a su habitación y tuvieron sexo, la había tratado como una dama.
Saliendo de la habitación la culpa moral la estaba matando, rápidamente se dirigió a su amiga y le dijo,
- mae quiero irme ya.
Un poco molesta Tatiana aceptó, debía cumplir su palabra de llevar a su amiga sana y salva, salieron del hotel y mientras se dirigían a su casa en el vehículo, un silencio profundo inundaba un tenso ambiente. Al llegar al departamento, Fiorella se quitó los zapatos que le habían hecho algunas ampollas y con una mirada de culpabilidad miró s su amiga y le dijo,
- lo siento.
Tatiana se pie frente a ella, respondió,
- tendrás que pagarlo.
Se acercó a Fiorella, la empezó a besar y desnudar, ella no oponía resistencia, realmente quería que sucediera.
Se recostó en la cama y su amiga se colocó sobre ella, se besaban con sus lenguas y labios, una vez desnudas lamieron su vagina, pechos y recto, con ciertamente más experiencia Tatiana acariciaba con sus dedos largos y delgados la vagina de Fiorella que estaba muy excitada, metia sus dedos y luego los lamía, rosaron sus vaginas entre sí mientras se besaban con pasión, Fiorella fue la primera vez venirse, Tatiana la posó sobre la cama y se sentó en el rostro de Fio, con su lengua lamió las partes de su amiga que no pudo evitar venir sobre ella.
La madrugada había terminado con las chicas durmiendo muy juntas, al día siguiente las cosas serían diferentes....


 
PUBLICIDAD
FACTURA ELECTRÓNICA
Presentamos sus declaraciones del IVA D104, de ALQUILERES D125, así como su renta D101 desde ₡9000 al mes.
Active su PLAN PREPAGO por $9.99 y timbre hasta 50 documentos electrónicos. Sin mensualidades, ni anualidades con el sistema líder en el país.
Última hora noticias 24/7 de Costa Rica Hoy y el mundo
Arriba Pie