PUBLICIDAD
Wilas
  • Foro de Costa Rica fue, es y será el principal centro de comunicaciones del país. Donde miles de usuarios día a día se expresan en forma libre y comparten sus gustos e intereses. Somos una comunidad adulta. Muy pronto lanzaremos la nueva Revista con toda la galeta de fotos desde el 2006. Se les quiere de gratis, Sr.MarceloGigante.
Un nuevo video en cada visita

Mi prima abusó de mí

Y NO, no soy de San Carlos, dejen esa creencia idiota de que solo los de allá o de ciertos lugares o regiones en especifico llegan a tener relaciones sexuales con sus primos, TODOS lo pueden llegar hacer, da igual el sexo, etnia, religión, lugar donde habite, entre otros.


Hace unos años atrás, en la época en la cual yo asistía a la escuela, me paso uno de los sucesos que más recordaré para toda mi vida.

En ese entonces mis padres se iban a trabajar todo el día, ambos se iban desde las 8:00 am incluso a veces mucho antes; mi madre solía regresar como a las 18:00 horas, más o menos, y mi padre muchísimo más tarde, o había noches en las cuales ni llegaba a dormir.

Como ellos se iban todo el día yo pasaba en la escuela o me dejaban al cuidado de mis abuelos paternos; me gustaba estar con ellos, pero, llego un momento en el cual sentía que estaban sobre-protegiendo y no me gustaba tanto quedarme con ellos.

Así que hablé con mis padres y ellos a su vez hablaron con una prima mía (ella me vaya unos 10 años de diferencia más o menos) que vivía en la casa de mis abuelos, para que me cuidará antes o después de yo ir a la escuela hasta que alguno de ellos regresará.

Mi prima aceptó, me estuvo cuidando por un tiempo y a los días llego el día que nunca olvidaré.

No recuerdo la fecha exacta, pero la hora en la que sucedió todo fue entre las 8:30 y 9:20 am. Mi prima ya había llegado a la casa, por lo que decidí irme a bañar como a las 8:20. En ese tiempo tenía y todavía tengo la costumbre de salir del baño en bóxer y terminar de mudarme en mi cuarto y ese día no fue la excepción, salí con un bóxer color azul o celeste (no recuerdo bien) mientras caminaba hacia mí cuarto, pude notar que mi prima estaba acostada en la cama de mis padres usando su celular, de pronto volvió a verme y pude notar que estaba viendo mi bóxer, no le di importancia y le sonreí y seguí rumbo a mí habitación.

Terminé de vestirme y observé que mí prima estaba recostada en el marco de la puerta de mi habitación, por lo que, procedí a decirle:

Hola Isabela, ya me bañé y mudé, estoy listo para ir a desayunar.

A lo que ella me respondió diciéndome:
  • Hola Felipe, si, ya pude notar que te bañaste y mudaste, pero, aún no te has echado colonia déjame buscarla, te echas y nos vamos a desayunar.
  • Está bien Isabela, creo que mi colonia esta junto a las colonias de mí padre.
  • Sí, Felipe ahí se encuentra, pero, quiero que me ayudes con algo, es un juego, me ayudas y después te doy la colonia y nos vamos.
Donde dijo la palabra, juego, acepté inmediatamente.

  • Bueno, pero, antes de jugarlo, tienes que prometerme que no le contarás a nadie, será nuestro pequeño secreto, nadie tiene que darse cuenta de este juego ¿Esta bien?
  • Si, Isabela, no le contaré a nadie.
Entonces ella me ordenó que fuera a mi cama y me acostará en medio, me subí a la cama, agarré una almohada y la coloqué bajo mi cabeza.

Cuando terminé de acomodarme, mi prima se paró frente a mí, se volvió dándome la espalda, se dio una nalgada y me dijo:

¿Qué te parecen mis nalgas?

(Recuerdo que esa vez, Isabela estaba vistiendo un short de mezclilla, con el cual se le marcaban unas grandes y hermosas nalgas redondas, también llevaba una blusa blanca y en el medio había unas líneas color doradas formando un corazón, además, la blusa transparentaba un poco, por lo que podía notar, el color del brasier que llevaba puesto, el cual era de color negro).

Recalco que me encontraba en la escuela a una edad pequeña, a esa edad creo que no se suelen ver ciertas situaciones con morbo o tono sexualizado, así que, no supe como contestarle, y nada más le dije:

Están bien, no veo que las tengas deformes.

En ese momento ella se puso a reír, yo no entendía porque se estaba riendo, dejó de reírse y se volvió dándome el cuerpo de ella de frente, se desabotonó el short, se lo bajo y me lo tiró a la cara, y me dice:

¿Qué le parece mi calzón? ¿Te gusta?

Me quité el short de mí cara y le pude ver ese hermoso calzón color rosa, con bastantes corazones de diferentes tonalidades del color rojo, a lo que yo le respondí:

Esta muy bonito, me gusta.

Entonces ella me agarró de la pantaloneta y me la quitó, una vez me había dejado en bóxer se subió encima de mis piernas, se recostó en mi cuerpo y me dijo al oído:

Sé lo que usted y Margarita hacen en el escritorio del corredor de la casa de nuestros abuelos.

(Margarita era una vecina del barrio, ambos nacimos en el 2002, así que solíamos jugar y estar juntos todo el día, una vez, no recuerdo quién tuvo la idea primero, pero, jugando se nos ocurrió quitarnos la ropa de la cintura para abajo y lamer nuestras partes íntimas, ninguno de los dos lo veíamos de forma morbosa ni sabíamos el significa real de lo que hacíamos, solo lo veíamos como un juego prohibido, ya que nadie debía darse cuenta, lo repetimos muchas veces hasta que ella se mudó como a los 2 años de empezar a realizar este “juego” y nunca más la volví a ver, incluso a día de hoy, no sé dónde está ni siquiera sé si está viva).

Siguiendo con lo de mí prima, ella después de decirme lo de Margarita me dijo:

Quiero que veas, sientas y toques el cuerpo de una mujer de verdad, no de una niña de tu misma edad.

Entonces se volvió a acomodar encima de mí, me agarró de las manos y las llevó hasta sus tetas, eso sí, por encima de su ropa que ella tenía.

Luego empezó a moverse de arriba hacia abajo, rosando el calzón de ella contra mí bóxer, al cabo de 1 o 2 minutos, paró, se bajó de mí y me quitó el bóxer.

Después, recuerdo verle a la cara y observarme con una mirada que me hacía, mirada de deseo, incluso, le vi sacar la lengua y pasarla por su labio inferior y hasta morderse el labio; además, ella seguro debía estar muy excitada pensando que podía hacer lo que quisiera conmigo.

Después de verme por unos segundos se volvió a subir en mis piernas, pero esta vez, se quitó la blusa que llevaba y me dejó verle ese brasier color negro, liso, un poco grueso, pero, inclusive del grosor de esa prenda, no ocultaba la forma de sus pezones arados y duros que tenía Isabela, así que volvió a tomar mis manos y las puso encima del brasier.

Tengo que admitir que en ese entonces mi prima tenía unas tetas de tamaño medio, un poco más grande que una bola de tenis, circulares y podía notar que eran fuertes, así que empecé a mover mis manos de arriba abajo, de izquierda a derecha, en círculos y si podía, apretaba. Hubo un momento en el que la oí dar un pequeño gemido tipo Ahhh, sí, se mordió los labios, aproveché y le metí una mano por debajo del brasier (deseaba tocarle al menos una teta).

Sinceramente creo que esa fue la mejor sensación que pude sentir, recuerdo que su piel era suavecita, calientita, sus pezones estaban bien duros y firmes. Después de unos pocos segundos de estarle masajeando las tetas y el pezón, me agarró los brazos y me los bajo diciéndome:

Quédate quieto y no hagas nada más hasta que te diga.

Obedecí. Esta vez subió más hasta llegar al punto de que su calzón rozará con mi pene, volvió hacer lo mismo que antes, moverse de arriba abajo rozando su calzón contra mí miembro, me preguntó si me estaba gustaba, a lo que le contesté que sí.

A los pocos minutos, se detuvo, se movió el calzón hacía un lado, agarró mí pene y lo puso en medio de su calzón para que me apretará y volvió a moverse de la misma forma, de arriba abajo, tal vez, en ese entonces, mí pene era muy pequeño como para sentir algo, ya que lo único que sentía era como la tela del calzón de Isabela rozaba en mí pene cuando ella se movía, pero, a mí no me generaba placer.

Mi prima estuvo por largo tiempo moviéndose de esa forma, sin que existiera penetración alguna.

No sé, si Isabela llegaría a tener algún orgasmo o no (ya que las mujeres pueden tener orgasmos sin ser penetradas o sin haberse masturbado), tal vez, tuvo un orgasmo por la excitación que ella podía sentir en el momento, porque, lo último que recuerdo es que ella soltó un pequeño gemido, mientras ella iba poniendo sus manos encima mi pecho y dijo:

Que ricoo, siii

Luego de decir eso me volvió a ver, y me dijo:

Ya sabes, no le puedes decir nada de esto a nadie, absolutamente a nadie, lo hiciste muy bien ¿Te gustó la experiencia?

A lo que yo acentué con mi cabeza, entonces Isabela se bajó de mí y me dio la colonia ordenándome que me mudara para irnos a desayunar.

Ella agarró su ropa y se fue a mudar al cuarto de mis padres, mientras tanto, yo me quedé acostado unos segundos en mí cama, pensado en lo que había pasado, después me mudé y fui a donde estaba Isabela.

Ella ya estaba mudada, cuando me vio me sonrió y me dijo que muchas gracias por haberle permitido jugar conmigo y volvió a repetirme que no se lo contará a nadie y que si me encontraba bien.

Si, Isabela, no le diré a nadie, me encuentro bien, solo que tengo hambre, ¿Ya vamos a ir a comer?

Me sonrió, me agarró de la mano y nos fuimos a desayunar a la casa de nuestros abuelos.

Después de esta vez, no volvió a pasar nada más entre ella y yo, pero, tengo que admitir que desde el 2019 hacia adelante, por tantas manifestaciones feministas hablando de abusos, violaciones, etc, este suceso se volvió a activar dentro de mi cabeza, en forma de fantasía, lo cual me ha llevado a fantasear dándole finales alternativos a este relato o incluso (en mi mente) yo yendo a visitar a mi prima a su casa y terminando con actos sexuales con ella.

Debo decir que los nombres utilizados en el relato, NO son reales ni el nombre que utilicé para referirme a mi persona, estos nombres son falsos, los uso con el propósito de proteger la identidad y privacidad de las personas de las cuales hablé en el relato.
 
Se le quedó grabado que no se le ha olvidado mi estimado.

Me imagino que estaba muy carajillo,como para que con tanta tocadera no se la parara y se asustara con esa experiencia.
Claro, esa experiencia se me quedó grabada, pero, por unos años la "olvidé" o tal vez, mi mente no me permitía recordarla y al escuchar tantas cosas con las manifestaciones lo volví a recordar y a tener esa experiencia más activa.

Y sí, en ese entonces, yo andaría como por los 8 o 9 años, tengo que decir que en ningún momento llegué a sentir miedo, temor, terror, nada de eso, la única sensación que sentía era como curiosidad o extrañado, pero, no fue algo que me asustará. Tal vez igual debía ser por la edad que tenía, ya que no era consciente de lo que realmente estaba pasando.
 
PUBLICIDAD
FACTURA ELECTRÓNICA
Presentamos sus declaraciones del IVA D104, de ALQUILERES D125, así como su renta D101 desde ₡9000 al mes.
Active su PLAN PREPAGO por $9.99 y timbre hasta 50 documentos electrónicos. Sin mensualidades, ni anualidades con el sistema líder en el país.
Última hora noticias 24/7 de Costa Rica Hoy y el mundo
Arriba Pie